viernes, 9 de enero de 2009

Hoy puede no terminar nunca




Y sabré distraerme del mundo que sucede
bucólico y errante
en el semillero de tu voz

en tu mirada que me codicia
como a un ave que se acerca
siempre y nunca lo suficiente

decirte en silencio
a diario
un poema que sepa morir
de paciencia y temblor
un poema casto como una caverna
que se guarda a sí misma
para que descanses

distraerme de tanta pena y templanza
del eco turbio de mi brevedad

en las líneas de tus manos
que recorro y pueblo de palabras

como un pez plateado
hacia la muerte distraerme
desterrarme
en tu luz que flamea como una manta
que expande cada instante en rías de espuma


Oírte
como a un manojo de fuegos
como a una mentira crepitante
que se comba sobre almohadones de libertad borracha
y enturbia la atmósfera de labios
y exprime el zumo de mi desnudez

Tocarte
como a la mampara en que rebota mi ausencia
el cuerpo abierto
herido de luz sobre tu sombra.

6 comentarios:

  1. (Te copio aquí el comentario en respuesta al que tú pusiste en el mío.)

    Gracias por pasarte y por la explicación, aunque ya había leído bastante sobre el tema. Te preocupa la posibilidad de haber sido demasiado técnica en tus argumentos; sin embargo, no has argumentado que haya propiedad intelectual sobre las láminas. Te invito a leer la conversación sobre ese tema que tuve con Manuel Esbert (1, 2 y 3).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué bello es esto, amiga! Ese final, esa mampara, esa luz. Cuanta acertada figura. Felicitaciones.

    Me alegra mucho que vuelvas, que estés, que tengas tu tiempo y que escribas.

    Respecto de lo que me preguntaste, aún no tengo una lista suficiente de librerías donde se encuentra el libro. Justamente me faltan las de capital. Pronto me averiguan. Sí lo podés conseguir en Dunken, Ayacucho y Corrientes, que también lo vende por internet.

    Te dejo un beso grande. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Herido de luz, herido de vida...Me gustó!

    ResponderEliminar
  4. Un beso y un brindis por tu futura vuelta. Que así sea.

    ResponderEliminar
  5. los últimos versos alcanzan la poesía y salen muy bien parados...

    voy a seguir bajando, hay más por conocer,
    un beso
    Andrés

    ResponderEliminar